Sacha Runa Intensive Shamanic Training : Community Forum

Blessings from the heart of the work. Sacha Runa presents this intimate forum for those who have or are considering participating in the month-long Intensive Shamanic Training. Feel free to leave contact information, speak your truth, and open to the fullest potential of this growing Shamanic community. Namaste.

Sacha Runa Intensive Shamanic Training : Community Forum
Start a New Topic 
Author
Comment
Experiencia curso intensivo agosto de 2011 -Parte 2.-

Era información que no podía explicar con palabras, pero entendía yo el infinito y todo lo que esta adentro de él. Esto también me resulta muy díficil de explicar.. La ceremonia terminó, y yo con todo eso que había visto, sentido y experimentado, tenía que irme a dormir.. Por supuesto mi cabeza pensaba, pero mi atención estaba puesta en lo sagrado, en el Padre, en ser un hueso cada vez mas hueco para servirle a Él, la causa de todas las causas. Seguía todavía con las visiones latentes en mi. Lo que pasó en mi consciencia interna esa noche dormido, gente querida, fue para mí también único. Indescriptible. Inolvidable. Toda la noche, cada momento de la noche, fue el infinito. No puedo recordarlo todo pero vi seres en un momento. Pero sí recuerdo el infinito sucediéndose una y otra vez, y allí la divina presencia. Era algo que cambiaba todo el tiempo. Y en cada momento del sueño. Lo agradecido que yo estaba, lo bendecido que me sentía, no tenía límites el día después.
Ese fue, mi inicio del curso.. Se imaginarán todo lo que siguió. El contacto con mis maestros ascendidos era constante, había momentos en los que bajaba información, a través de ligeras percepciones, entendimientos. A veces conceptualizable y transmitible, a veces no. Generalmente la que no resultaba transmitible era porque no tenia ese fin, era solo para que yo entendiera mas la Evolución y la Vida. Su Evolución y Su Vida. Siempre La Fuente era una Sola.
Comenzamos a prepararnos para la danza larga con mucha emoción, esperándola con muchas ganas. Hicimos las banderas con nuestras intenciones. Mi intención fue poder servir mejor para iluminar la tierra y cumplir el plan que aquí se esta llevando a cabo, y a la vez ahuecarme a mi mismo para poder servir mejor, con todo lo que eso implica. Era algo simple, pero a la vez abarcativo. Porque en esa simple premisa había mucho trabajo y camino por delante para recorrer. Llego la danza larga, finalmente. Y sorprendentemente, para mi decepción, fue la única noche que la medicina no hizo efecto en mi. Frustrante, verdad ? Pareciera, pero fue un aprendizaje lúcidamente bonito y simpaticón. No es que la noche transcurrió por inercia, y se fue sin dejarme nada, no, tampoco así..
Aunque si fue larga. Bien larga, eso sí que lo fue, jaja ! Nevó en un momento, muy levemente, y eso trajo mucha magia y limpieza a la vez, depuración. Se notaba la presencia de muchos seres ahí. Guiando, protejiendo, iluminando a sus pequeños hijos de la nueva tierra, semillas del nuevo Sol Naciente. Algunas de nuestras caras brillaban, otras palidecían, pero todas con un mismo propósito, y aferrándonos unos a otros, alma a alma, corazón a corazón. Y la energía de la danza que no podía frenarse en ningún momento. Es algo difícil de describir si no se ha vivido, pero definitivamente el mejor consejo para los que no lo han hecho es que vayan y lo hagan !
Fue transcurriendo el curso, termino la danza. Tuvimos un merecido descanso, alguna que otra ceremonia más, y nos dirigimos para la selva, la Amazonia, que late en sabiduría y vida. Estuvimos 10 días dietando solo a base de arroz blanco sin sabor, pescado sin sabor, y plátano hervido sin sabor. Probamos muchas plantas medicinales, y día por medio hacíamos ceremonia con ayahuasca. Sinceramente, todo lo que hicimos allí fue un desafío. Todo implicaba sufrimiento, ya sea tragarse una asquerosidad, aspirar alguna cosa dolorosa, caminar grandes distancias, meditar, meditar, meditar. La comida empezaba a sentirse, el efecto de la dieta y su liberación. Es como sacarle un filtro a la realidad sacar los cristales del cuerpo. Y se empiezan a sentir las ganas de comer algo con sabor. Aunque a la larga el cuerpo se acostumbra. A la vez estábamos en el medio de un paraíso, teníamos un arroyo hermoso, dormíamos muy bien en las cabañas, y Don Miguel se aseguraba de que no nos falte nada, de una manera muy atenta. Las ceremonias fueron pasando, las visiones fueron apareciendo, sinceramente no se que tanto ahondar en detalles porque temo asustar a cualquier lector con semejante texto. Pero uno al crecer y aprender tanto, no solo mirándose a sí mismo, si no en la convivencia, en los espejos en los demás, realmente parece que fueran meses de vida lo que unos cuantos días en realidad le habían hecho a mi consciencia. Hasta años. Contacto con lo más sagrado. La selva en mi ser. Yo alineándome con el orden perfecto y natural que la selva me mostraba, adentro de mi ser. En mi mente, mi cuerpo, mis emociones y mi espíritu. Cambio tanto mi vida. Después de haber visto lo que vi, sentido lo que sentí y experimentado lo que experimenté, no había vuelta atrás. Esa era la realidad mayor, y formaría parte de mi y de mi vida por el resto de mis días. Eternamente agradecido estaba con Miguel, y con todos.